Gourmet


Les Pasteis de Nata, una delicia de Lisboa

hace 5 años - Pauline P.

Como un tipo de flan pequeño de pasta, a menudo consumido caliente y rociado con canela, el pastel de Nata se ha convertido en un emblema de la gastronomía de Lisboa. ¡Descubra el origen de este postre, popular entre los locales y los turistas, y una receta fácil para llevar un poco de Lisboa a casa!

La Historia

El Pastel de Nata fue creado a inicios del siglo XIX por los monjes del Monasterio Jéronimos (Mosteiro dos Jeronimos), ubicado en la ciudad de Belem, la cual se convertido en un distrito de Lisboa.

El monasterio de los Jeronimitas de Lisboa

Cuando la revolución liberal surgió en 1820, fue ordenado el cierre de todos los monasterios, todos los monjes por ende fueron expulsados. Para sobrevivir, uno de ellos decidió producir pequeñas tartaletas que antes eran hechas en conventos, y las vendían en una pequeña tienda adjunta al monasterio. Belem era un destino turístico por sí misma; muchos visitantes venían a contemplar la Torre de Belem y al Monasterio. El éxito de estos pequeños flanes fue inmediato, y desde el año 1837, sólo la original Fabrica dos Pasteis de Belem produce y vende la receta original de estas tortas renombradas Pasteis de Belem.

La hora del té de la tarde en Lisboa

Ahora encontramos estos a lo largo de toda Portugal, ¡pero también más allá! Por supuesto que Brasil la ha adoptado, pero de forma más sorprendente, todo el continente asiático: se introdujo por medio de Macao al momento de la presencia colonial portuguesa, el pastel de nata sedujo a China, luego a Camboya, Malasia, Singapur, Taiwán y Hong Kong. Este éxito global ha hecho que el pastel de nata sea ¡una de las 50 mejores comidas en el mundo por The Guardian!

La receta

¿Luego de una estancia gastronómica en Lisboa, ¿le gustaría experimentar un poco de los sabores portugueses en casa? ¡Siga esta receta fácil y sencilla!

  • 2 pâtes feuilletées (masa de hojaldre)
  • yemas de huevo
  • huevos enteros
  • 500 ml de leche
  • 20g de harina
  • 250g de azúcar
  • 1 ralladura orgánica de limón lavada de al menos 1 cm de ancho.

Enrolle la masa de hojaldre en sí misma para hacer una pequeña salchicha y corte rebanadas de 1 cm de grosor. Coloque en cada rebanada una pequeña sartén pequeña para tartas (plana) y aplástela con su pulgar para que así la mezcla cubre la sartén.

Diluya 20 g de harina en 500ml de leche. Mezcle con un batidor. Añada la ralladura de limón. Ponga la leche a hervir mientras bate de forma regular. En el primer hervor, quite del calor y reserve.

Mezcle los huevos y las llevas de huevo y apártelas.

Para el jarabe: Mezcle 250g de azúcar y un poco de agua (el azúcar debería ser húmeda). Derrita lentamente el azúcar. Cocine el jarabe hasta que alcance una temperatura de 107/110 °C.

Quítelo del fuego y vierta la mezcla en una combinación de leche y harina, vertiendo poco a poco y de forma vigorosa. Quite la cáscara de limón.

Añada los huevos, mezclando todavía de forma regular.

Coloque las sartenes llenas de la masa en una bandeja de horno. Llene con 3/4 de crema.

Hornee en un horno precalentado (250 a 300 °C) por 7 a 10 minutos.

¿Listo para probar?

Receta de los Pasteis de Nata