Blog


HomeTown Lisboa blog offers you a selection of articles devoted to the destination Lisboa, its news, culture, activities and of course, its people

Gourmet

Lisboa en toda su dulzura; pastelerías y salas de té de Lisboa

hace 3 años - Julie D.

Pasteis de nata, pasteles de Belém: estas tartas rellenas con crema de huevo se han vuelto famosas en todo el mundo. Al momento de su evocación, imaginamos una Portugal llena de dulzura y buen gusto, embelesándose en vainilla y canela, no estaríamos equivocados... Doce de ovos, una depravación de pasteles de crema Los Pasteis son el primer postre portugués que vienen a la mente, pero desafortunadamente es a menudo la única. Aunque un visitante que llegue en Lisboa pueda estar perplejo por la abundancia de tortas y pasteles que se les ofrece, adaptadas en pirámides tentadoras detrás de las vitrinas de los salones de té con estéticas de Art Nouveau. Lo que no es sorprendente es el arte que el portugués y los lisbonenses utilizan para acomodar la crema pastelera - todas las salsas, por así decirlo. ¿Cuántas tortas diferentes puedes rellenar con “doce de ovos”, esta deliciosa crema de huevo? Un número infinito, eso parece. ¿Pero por qué entonces crema de huevo? ¿Cuántas gotas de llemas de huevo son utilizadas todos los días por los chefs pasteleros portugueses? La tradición tiene lo que era los monjes y monjas que efectuaron todo el descubrimiento de Portugal de los “doces conventuais”, los “pasteles convencionales". Los monasterios tenían el problema opuesto: ¿qué hacer con tantas yemas de huevo, una vez que las claras han sido utilizadas para blanquear el vino y hacer las hostias? La respuesta fue encontrada gracias a la abundancia de azúcar que vino de las colonias portuguesas. Lisboa, un paraíso para los dientes dulces Una vez hayas probado los famosos pasteis, es tiempo de ir a otras especialidades, ejemplo tenemos las bolas de Berlim, donas rellenas, lo adivinaron, con crema de huevo, variante portuguesa del Berliner Pfannkuchen; o la torta de Azeitao, la cual requiere no menos que 10 huevos, 200 gramos de azúcar - y un poco de harina para la forma. Y la cual luego rellenamos de crema de huevo. Las tortas portuguesas no tienen temor de prometer montes y maravillas. Por tanto, el “toucinho de ceu” con el nombre evocativo (“ceu” significa “cielo”) le ofrece las llaves al paraíso... pero no solo eso. “Toucinho” significa tocino. Delicias livianas en un lado, calorías en el otro, este “tocino del cielo” era hecha tradicionalmente con manteca, reemplazada hoy día con mantequilla. Aparte de la mantequilla en considerable cantidad y azúcar y el polvo de almendras, ¿cuáles son los otros ingredientes del toucinho de ceu? No va a adivinarlo: yemas de huevo. Sin embargo, al contrario de lo que se pueda pensar, la pastelería portuguesa no es solo azúcar y yemas de huevo. Entre otras delicateses como el chocolate salame o la queijada of Sintra, se debe descubrir los “sueños” ("sonhos"), estas delicadas donas rociadas con canela y azúcar pulverizada. El prestigioso chef George Mendes nos da su propia receta. ¿Dónde disfrutar pasteles en Lisboa? Si se pueden hacer estas deliciosas tortas en casa (siempre y cuando, por supuesto, usted tenga un suministro de yemas de huevo), también puede descubrir con deleite los famosos salones de té de Lisboa. Acá a lo largo están cuatro entre los muchos celebrados, pero puede disfrutar descubrir sus propias pequeñas direcciones halladas en pequeños callejones: abundan las “pastelarias”, con palabras mágicas, “fabrica proprio”, en su toldo, lo cual testifica que las pastelerías están hechas en sitio. Confeitaria Nacional La Confeitaria Nacional es la más antigua de las panaderías. Fundada en 1829, la casa todavía es dirigida por la misma familia hoy en día, la sexta generación de descendientes del fundador Balthazar Castanheiro. Para cada señor, todo el honor: la casa es el proveedor oficial del palacio presidencial, después de haber sido de la familia real. El lugar, víctima de su fama, es muy popular entre los turistas. Pero un peregrinaje se está imponiendo en este templo de la pastelería. Se puede ir y admirar los azulejos y sorber un muy buen café o una cerveza, en momentos de menos multitud, lo que es decir durante la apertura o tarde en la noche. Praça da Figueira, 18, 1100-241 Lisboa - +351 21 342 4470 - todos los días de 8 am a 10 pm, excepto los lunes, de 8 am a 8 pm y los domingos de 9 am a 10 pm. Pastelaria Versailles Detrás de una suntuosa fachada, el interior de la Pastelaria Versailles tiene poco que envidiarle al Salón de los Espejos en el palacio del mismo nombre: las delicadas volutas de color blanco de los moldes del techo resaltan en contraste con un trasfondo gris perlado, las velas resplandecientes y los sorprendentes mesoneros con chaleco. En el gran salón de servicio, la vitrina de pasteles hacen que su boca se vuelva agua. También hay chocolates calientes “à la française” o “à la espagnole”, así como también té negro de Mozambique, el “chá preto de Moçambique”. El helero de la misma casa abrió recientemente en la misma calle, a unos pocos números de la pastelería principal (no. 21). También hay una sucursal en el distrito Belem. Avenida da República, nº 15 - A, 1050-185 Lisboa - +351 21 354 6340 - todos los días de 7:30 am a 11:45 pm. Versailles Belém - Rua da Junqueira 528 / Calçada da Ajuda 8, 1300-314 Lisboa - +351 21 822 8090 - diariamente de 7:30 am a 11 pm. Pastelaria Suiça Separados sencillamente por la Rua da Betesga, las dos rivales Pastelaria Suiça y la Confeitaria Nacional se miran una a la otra como un perro vigilante, pero para gourmets, no hay necesidad de escoger: ¡puedes ser leal a ambas! Bajo un exterior menos imponente que el de sus hermanas, la Pastelaria Suiça no obstante expele refinamiento. Acá también, los gruesos manteles blancos frescamente planchados son de rigor, y la gran vitrina donde se almacenan los postres es igualmente impresionante. Pastelaria Suiça - Praça Dom Pedro IV, 96 to 104, 1100-202, Lisboa - +351 21 321 4090 - todos los días desde las 7am hasta las 9pm. Pastelaria Orion Menos lujosa, pero no menos deliciosa, la Pastelaria Orion tiene más la apariencia de un cómodo café de vecindario que un salón de té. Esta pastelaria está un poco lejos de las inundaciones de turistas, la asistencia es más local. Además, se puede rápidamente convertir en un regular: si no tiene el prestigio y la antigüedad de las otras pastelerías más famosas (después de todo, fue fundada “sólo” en el año 1945), la Pastelaria Orion es por igual celosa cuando se trata de la calidad de sus productos y sus récipes. Pastelaria Orion - Calçada do Combro 1, 1200-012 Lisboa, Portugal - +351 21 342 0485 - todos los días desde las 7am hasta las 8pm.

Leer más
Lisboa en toda su dulzura; pastelerías y salas de té de Lisboa

Lisboa en toda su dulzura; pastelerías y salas de té de Lisboa

Niños

Excursión familiar alrededor de Lisboa: Palmela y el Parque Natural da Arrábida

hace 3 años - Julie D.

Naturaleza salvaje, playas, castillos medievales y especialidades locales: un día en el Parque natural da Arrábida A solo un viaje corto al sur de Lisboa, al otro lado del estuario de Tagus, está el Parque Natural de Arrábida (Parque Natural da Arrábida). En el borde del parque, descubrimos con encanto el pequeño pueblo medieval de Palmela. Cuando los niños están aburridos, es momento de escapar de la ciudad, aunque sólo por un día. A casi cuarenta kilómetros de Lisboa está el Parque Natural de Arrábida, ideal para una excursión. Playas de arena fina, pequeñas ensenadas íntimas, excursión en el parque natural, paradas temporales gastronómicas, festivales, castillos y ruinas históricas: la región de la Serra de Arrábida es una discreta joya que puede visitarse durante todas las temporadas, lentamente, a la mira de buenas direcciones ocultas a la vuelta de un camino rural. El Parque Natural de Arrábida El Parque Natural de Arrábida fue creado en el año 1976 para preservar su fauna y flora, amenazada por el desarrollo urbano. De hecho, todavía estamos en las grandes afueras de Lisboa - y aún así nos encontramos de repente en un remanso de verdor con paisajes magníficos, acantilados salvajes y relieves cubiertos con bosques. El parque puede accederse en automóvil, y a pie, por supuesto. En automóvil, tome la N379-1 o la N10-4 para disfrutar de las impresionantes vistas que están disponibles a la vista a lo largo de la ruta. Las explanadas están dispuestas aquí y allá a lo largo del camino para permitir estacionarse. Si tiene suerte incluso puede divisar delfines en las aguas turquesa de la bahía en la reserva natural del estuario del Rio Sado. Algunas áreas del parque solo son accesibles por un guía autorizado. Póngase en contacto con la administración del parque (PNAr) en Setúbal. Parque Natural de  Arrábida – Praça da República – 2900-587 SETÚBAL – +351 265 541 140 – pnarr@icnf.pt Las playas de este parque natural El parque de Arrábida oculta muchas playas paradisíacas. Desde la gran pista de arena blanca al pequeño riachuelo, hay algo para todos. Es mejor dejar el automóvil en uno de los estacionamientos pagos y descender a la playa alo largo de estelas aromatizadas con las plantas del garrigue. Las más accesibles son las playas de Figueirinha y la playa de Creiro, pero no olvide la playa de los Galapos y la de los Galapinhos. En Portinho de Arrábida, por sobre la playa de Creiro, no se pierda del Museo Oceanográfico, ubicado en el Fuerte Santa Maria. Paseo a caballo en el Parque Natural de Arrábida Palmela y el Parque Natural de Arrábida también pueden descubrirse con un paseo a caballo o en carrito, con Rotas Terra Una. Los jinetes confirmados serán capaces de emprender un paseo más ambicioso. Rotas Terra Una ofrece viajes de día (Serra do Louro, 7am), así como también un programa de Camino en la Bahía de los Delfines de una semana, en Arrábida: el camino serpentea por bosques de pino y alcornoque, con vistas impresionantes por encima de la Baie des Dauphins. Rotas Terra Una – Casal Sto. Isidro, Serra do Louro, 2950-131 Palmela – (+ 351) 212 333 019 – frescata@biosani.com Palmela: castillo medieval y festivales El pequeño pueblo de Palmela, a diez kilómetros de Setúbal, es una placentera villa medieval que sabe cómo vivir. Un cónsul romano, Aulius Cornelius Palma, le otorgó su nombre. Es hogar del Castelo de Palmela, ahora un miembro de la red de Pousadas de Portugal. El castillo está abierto al público y alberga al museo municipal; el restaurante del hotel sirve deliciosos almuerzos, con un menú de especialidades locales y vinos. Desde la cima de su montículo, el nido de águila del Castillo Palmela domina la Serra da Arrábida. El sitio ha estado ocupado desde los tiempos del neolítico y ha visto a romanos, ibéricos y moros tener éxito unos con otros luego de conquistas y reconquistas. La primera fortaleza que vale la pena su nombre, en el siglo VIII, es obra de los moros en total expansión en la península ibérica. Ferozmente disputada, destruida y luego reconstruida y alargada, pasa y pasa de nuevo de las manos de los moros a las de los ejércitos cristianos por todo el siglo XII, antes que los árabes fueron expulsados definitivamente en el año 1212. El castillo aún es escenario de otros episodios oscuros: Una batalla contra los ejércitos de Castile y el encarcelamiento del obispo de Évora por traición, antes de convertirse en residencia de una orden religiosa. Expulsados en 1834, los monjes dejaron una asombrosa abadía en la cual se puede disfrutar de un paseo sin rumbo bajo la sombra de los pilares gruesos de piedra. Las ruinas de las paredes y murallas medievales erizadas con torres son un trasfondo ideal para una parada temporal en la ruta de este día de viaje alrededor de Lisboa. En tiempo despejado, también puede ver la capital desde las murallas del castillo. Palmela también puede visitarse durante los tantos festivales que la animan, desde el comienzo de la primavera hasta finales del verano. Los ágapes comienzan con el Festival del Queso, Pan y Vino (Festa de Queijo, Paô e Vinho, a finales de marzo y principios de abril). Continúan en junio con el Festival Palmela Wine Jazz: por un fin de semana, saboreamos la “sabrosa y creativa alianza del vino y la música” (consulte el programa de la edición del año 2017). A finales del verano, el festival del cultivo, la Festa da Vindimas (finales de Agosto - comienzos de Septiembre) se lleva a cabo. Entre las atracciones, el tradicional estrujamiento de las uvas, la elección de una reina, procesiones y fanfarrias, fuegos artificiales, una carrera con látigo de cuero y por supuesto muchas oportunidades para saborear los vinos de la región. Finalmente, durante la tercera semana de septiembre se llevan a cabo los festivales medievales. La Feira Medieval de Palmela ofrece todo lo que esperaría: justas de caballeros, demostraciones de aves de rapiña, bailes medievales, conciertos, acróbatas, malabaristas y aficionados a los botes ... (acá junto al vídeo de las festividades de 2017 y el registro de la edición 2017 del festival) Mercadinhos de artes locales y artesanías Al pie del castillo, en la misma ciudad, los Mercadinhos están dispuestos a lo largo de la temporada alta, desde mayo hasta octubre: estos “pequeños mercados” organizados todos los sábados de 9am a 1pm, ofrecen artes locales y artesanías. Cata de vino en Casa Mãe da Rota dos Vinhos En un punto agradable de madera del centro histórico de Palmela está la Casa Mãe da Rota dos Vinhos. Esta antigua bodega de vino se ha convertido en el punto de inicio de la ruta del vino de Setúbal. Puede saborear vinos, quesos, miel, pasteles como el Pastel de Moscatel, así como helado con sorprendentes sabores de frutas locales: manzana, pera, durazno o uva moscatel. La tienda de productos locales también actúa como una oficina turística y le permite reservar tours y excursiones. Casa da Rota dos Vinhos - Largo São João Baptista 1, 2950-214 Palmela - +351 21 233 4398 - todos los días de 10 am a 7 pm excepto los domingos de 1 pm a 7 pm, cerrada los días festivos públicos. Cómo llegar a Palmela Salir de Lisboa siguiendo la dirección de Setubal / Cascais / A2 / A5. Tomar la salida Setubal /Almada y continuar por la A2. Anexarse a la IP7. Dejar la A2 / IP7 en la salida 4, y tomar la N252 hacia Palmela / Montijo. En la salida de la autopista, tomar la EM 532 para finalizar llegando a Palmela.

Leer más
Excursión familiar alrededor de Lisboa: Palmela y el Parque Natural da Arrábida

Excursión familiar alrededor de Lisboa: Palmela y el Parque Natural da Arrábida

Eventos

Un artista por descubrir: José de Almada Negreiros

hace 3 años - Julie D.

“Ser moderno es como ser elegante: no es sólo la forma en la que vistes, sino la forma como eres. Ser moderno no está limitado a usar caligrafía moderna: es necesario ser el descubridor real de lo novedoso”. José de Almada Negreiros, conferencia O Desenho [Le Dessin], Madrid, 1927 Al comienzo del siglo XX, la vieja Europa se mudó bajo los soplos de una generación sedienta por lo novedoso. En Portugal, el primer terremoto tuvo lugar en el año 1910 - no fue tectónico como aquel del año 1755, sino político. El 5 de octubre de 1910, el partido republicano destronó a la monarquía constitucional: el día anterior, el 4 de octubre, obtuvieron la mayoría de los asientos en Lisboa, y el resultado electoral estuvo acompañado por un levantamiento popular. El 5 de octubre, la República fue proclamada. Estos eventos abrieron un período de cambios radicales, acelerados y calentados: ¡Portugal tenía no menos que 45 gobiernos, 8 presidentes de la república, 7 legislaturas, y 5 disoluciones de Parlamento entre 1910 y 1925! Futurismo, la urgencia de un nuevo comienzo Nacido en 1893, José de Almada Negreiros tenía 17 años de edad en 1910: fue en esta atmósfera que pasó su juventud. Una gran figura del modernismo europeo, siempre ha reclamado por el futurismo, pero él no es muy conocido fuera de Portugal. Siendo autodidacta, exhibía sus dibujos y caricaturas por primera vez en 1913. Es parte de la generación más joven de la modernidad, quien, a lo largo de Europa, en la víspera de la Primera Guerra Mundial, desea dejar las esposas y romper los cerrojos de aquellas sociedades europeas debilitadas en haras de otra era. Las innovaciones tecnológicas se aceleran, sin embargo la moral y la sociedad toman mucho más tiempo en seguir como ejemplo. En respuesta a estas inactividades, los modernistas están fascinados por el mundo del progreso, velocidad y nuevas tecnologías. Para la juventud idealista de la cual Almada Negreiros es una parte, todo parece posible. Con una energía emblemática de la efervesencia de Europa de esa época, él está engolfado en la brecha. La lista de talentos de este toque de genio da vértigo: ilustrador, pintor, escritor y poeta, escenografista y coreógrafo, ceramista y tallador, fundador y editor de revistas, pero también, en sus ratos libres o para trabajar por comida, bailarín y obrero, o actor y director. Irreverencia como carta de presentación Similar a Dada, otro movimiento relacionado al Futurismo, Almada Negreiros no duda de usar el humor como una arma retórica. Esto se evidencia por su Manifesto Anti-Dantas, publicado en el año 1915. Júlio Dantas, un prolífico escritor mayormente conocido como un dramaturgo, sino también un cirujano y ensayista, tuvo el mal gusto de criticar la revista modernista Orpheu. Almada Negreiros lo atacó, así como también al entendido academista quien ahorcó, de acuerdo con él, la vida artística portuguesa, en un manifiesto el cual recitó parándose en una mesa en el café Martinho do Rossio. Las primeras líneas del manifesto establecieron el tono: « BASTA POUM BASTA! ¡Una generación que consiente ser representada por un Dantas es una generación que nunca ha sido! ¡Es una reunión de lo pobre, de lo indigno y ciego! ¡Una horda de charlatanes y de los vendidos, los cuales valen menos que cero! ¡El Dantas nació para comprobar que no es porque uno pueda escribir, uno sabe cómo escribir! ¡El Dantas sabe la gramática, sabe la sintáxis, sabe medicina, sabe cómo preparar la cena para ls cardenales, sabe todo salvo escribir pero es lo único que hace! " El mismo tono provocador, difícil de ubicar entre en el engaño y arrogancia, se encuentra en su “Ultimátum Futurista”: “No soy parte de ninguna generación revolucionaria. Soy parte de una generación constructiva. Tengo veintitres, veintitres años de salud e inteligencia. Soy el resultado consciente de mi propia experiencia. Como portugués, me creo en el derecho de demandar un país que me merezca.” Así que, ¿dolor de cabeza insoportable o un genio visionario y provocador? Estas prominencias divertidas posteriormente lo destronarían cuando, bajo el régimen de Salazar, sobrevive gracias a las órdenes del gobierno. Pero, el último no siempre encuentra el humor del artista a su gusto, y no está lejos de haber destruído sus pinturas frescas de azulejos para el terminal marítimo de Rocha do Conde d'Óbidos... Serían reparados gracias a la intervención de João Couto, director del Museo de Arte Antiguo. ¡Más rápido! ¡Más rápido! Almada Negreiros no retrasa el siglo, en la postura del artista introspectivo: se tira de cabeza dentro de este mundo de modernidad, intentando a todo costo acelerar la marcha y mover Portugal, tal como el ardor de sus veinte años, pareciéndole desesperadamente lento. Sus ojos no son sus ojos, dice, sino los ojos del siglo, a tono con el ritmo desaliñado de este siglo XX, el cual todavía es muy nuevo en esa época y cuyos vanguardistas, con su típico optimismo, todavía ven como lleno de promesas. Para Almada Negreiros, la misión del artista es producir modernidad, hacerla realidad. Los medios de esta transformación es el espectáculo, concebido como una total obra de arte, la cual satura los sentidos, especialmente la vista, y que gusta al público. No es asunto de hablar estrictamente de un sostén o un arte político: la ambición de Almada Negreiros es más bien instalar la modernidad en el espacio público. Estar allí, ocupar la antena, y provocar una reacción: el artista publica ensayos, manifiestos y cartas abiertas, especialmente durante los primeros años del régimen de Salazar. La fiebre de proyectos colaboradores Almada Negreiros nunca está tranquilo cuando se espera que tenga el alma de un hombre para todo. Si no es posible montar un espectáculo, allí inmediatamente, sin retenerse, crea una linterna mágica: el modelo, un espectátulo en miniatura, brillante y cambiante, permite amenizar la visión a falta de medios, pendiente de la continuación y desarrollo de una idea. El adaptarse como un camaleón le permite multiplicar experimentos y colaboraciones: él está en su elemento cuando intercambia con otros artistas en una atmósfera de emulación mutua. Almada Negreiros floreció en proyectos colectivos. De ese modo, la revista Orpheu que fundó con Fernando Pessoa, la revista Portugal Futurista, y los numerosos proyectos en escena, ballets, óperas, y obras teatrales. Todas no tendrían éxito, pero Almada Negreiros ocupa de forma alterna todas las posiciones: escenografista y compositor, dramaturgo y coreógrafo, decorador y bailarín, nunca está satisfecho con él mismo en el medio de una hermandad jovial de artistas. De tal manera que se hizo amigo de Sonia Delaunay, con quien intercambiaba una exhuberante y abastecida correspondencia. Estas colaboraciones también le permitieron no elegir inmediatamente entre una carrera artística y una carrera literaria: por un largo tiempo, escribe tanto como escribe y pinta. ¿Dónde ver las obras de Almada Negreiros en Lisboa? En la Fundación Calouste Gulbenkian La Fundación Gulbenkian tiene una rica colección de obras por Almada Negreiros en su colección moderna. Está, por cierto, su pintura al fresco "Começar" (1969) que da la bienvenida a los visitantes al Museo Gulbenkian. Hasta el 5 de junio de 2017, no se pierda la exhibición “José de Almada Negreiros, una forma de ser moderno”. Más acerca de la exhibición – Fundación Calouste Gulbenkian La exhibición José de Almada Negreiros: una forma de ser moderno se lleva a cabo en la fundación Calouste Gulbenkian hasta el 5 de junio de 2017. Presenta una multitud sin precedentes de bosquejos y documentos previamente no emitidos que pueden trazar la prolífica carrera del artista. Fundación Calouste Gulbenkian – Av. de Berna, 45A, Lisbon – Metro Praça de Espanha ou São Sebastião En los puertos terminales de Alcântara y Rocha do Conde de Óbidos También le debemos al artista las pinturas al fresco de azulejos de los puertos terminales de Alcântara y Rocha do Conde de Óbidos. Para llegar allí: estación de Alcântara Mar, o autobús 712, parada Doca de Alcântara. En el bar Four Seasons Almada Negreiros Por último, los invitados pueden sentarse en el lounge bar del Hotel Four Seasons para tomarse una bebida y admirar las abundantes tapicerías de Almada Negreiros. Salon-Bar Almada Negreiros – Four Seasons Hotel Ritz Lisbonne – Rua Rodrigo da Fonseca, 88, Lisbon 1099-039

Leer más
Un artista por descubrir: José de Almada Negreiros

Un artista por descubrir: José de Almada Negreiros

Secretos

Lisboa Secreta: la riqueza infinita de los azulejos

hace 3 años - Julie D.

Rememorar Lisboa nos lleva inmediatamente a la mente la tranquilidad y frescura de un patio o un interior donde la calidez mediterránea está atemperada por el material frío de los tejados de cerámica acristalados con estaño y sus tonos acuáticos deleitantes. Esta frescura no sólo es imaginaria: los azulejos permiten un cierto grado de aire acondicionado “natural”. Los azulejos, un azul engañoso Las baldosas de azulejos decoran todos los espacios, desde los más adinerados hasta los más modestos. Sus temas más famosos son las pinturas al fresco en color azul y blanco, inspirados por los objetos de barro, los episodios descritos bíblicos o históricos, escenas de la vida cotidiana, idilios rurales, en un desenfreno de flores estilizadas, pergaminos y patrones geométricos. Y aún así “azulejo” no viene de la palabra “azul”... No, la palabra “azulejo” viene de la palabra árabe “al zulaiga”, “pequeña roca pulida”. Para los Moros establecidos en España, fue un asunto de imitar los mosáicos romanos. Pues si los azulejos están principalmente asociados con Portugal, el uso de lozas o terracota esmaltada para decorar el interior o fachadas de casas se ha esparcido aquí y allá en la cuenca mediterránea: España alberga los mosáicos arábigos-andaluces o “mudéjares”, y todavía podemos encontrar en Marruecos el "zellige", fragmentos de cerámica cortada de colores para recomponer patrones geométricos abstractos. Pero los azulejos portugueses han tomado un sendero propio. Con explosión de colores e inspiración, los azulejos han sabido cómo absorber las distintas modas, tendencias, todas las innovaciones a lo largo de los años para expresar las más ligeras sutilezas de las artes decorativas portuguesas. Un buen ejemplo: la figura de convite, particular de Portugal. Diseminada aquí y allá en calles aleatorias, estos caracteres de tamaño viviente contemplan al transeúnte a los ojos y le invitan a entrar. Los azulejos en Lisboa, cinco siglos de historia Las lozas llegaron a Portugal al comienzo del siglo XVI y nunca se fueron. Es el Rey Manuel I de Portugal, durante una visita a Sevilla, quien fue seducido por los mosáicos y baldosas españolas inspiradas por las técnicas arábigas-andaluces. En Portugal, los azulejos han reflejado todos los movimientos artísticos, todas las modas y todas las innovaciones técnicas. La maiolica italiana, baldosas azules de cerámica: el apasionamiento de los portugueses acaudalados del siglo XVII por la última moda en lozas nunca más fue rechazado. Azulejo es una moda extremadamente flexible de expresión que da la bienvenida a toda inspiración. Las escenas religiosas o de la vida diaria, temas abstractos, monos tocando flautas y otros temas rococó, con abundancia de colores o sosegamiento bicromático minimalista en azul y blanco ... El azulejo es un género artístico por sí mismo que refleja los grandes movimientos de la vida material e intelectual de Portugal. Más fácil de manipular y menos costoso que la piedra grabada, las baldosas y los elementos de loza también han hecho los días buenos del Art Nouveau. En Viena con el Jugendstil, en Budapest, en Barcelna con la asombrosa escalera azul de la Casa Batlló, los arquitectos y artistas exploran las infinitas posibilidades de un material versátil, que se doblan ante todas las fantasías. Los azulejos portugueses, cuya popularidad nunca ha sido negada, también forman parte de este movimiento. Variado, los procesos de manufactura oscilan desde técnicas artesanales de pintura a mano de baldosas hasta las innovaciones ingeniosas que han permitido producciones en masa: luego nos mudamos a una técnica de transferencia de patrones comparable a la calcomanía. El humilde azulejo debe su perpetuidad a su modestia. Continúa inspirando a los artistas hasta el día de hoy: el pequeño cuadrado es el acompañante perfecto de todos los experimentos y todas las audacias plásticas. Para algunos, como Maria Keil, el azulejo se convierte en un medio de predilección. No se pierda “La Mer” en la Avenida Infante Santo, su enorme pintura al fresco con azulejos completada en el año 1959. Ella diría entre risas: “Trabajo con una técnica milenaria, sobre un pequeño cuadrado de 14 cm por 14 cm, y con pintura a base de agua ... Es quizás porque es un medio tan modesto que no se aprecia a su verdadero valor.” ¿Dónde ver azulejos en Lisboa? Comencemos tomando el metro... Lejos de ser confinado en una postal fechada, los azulejos continúan siendo utilizados para la decoración de espacios públicos. Este es por supuesto el caso del metro de Lisboa: desde su apertura en el 1950, muchas estaciones de metro han sido decoradas suntuosamente con pinturas al fresco de azulejos confiados a artistas reconocidos. La idea original de utilizar azulejos como recubrimiento de paredes sería del arquitecto Francisco Keil do Amara y de su esposa, Maria Keil, la gran dama de las bellas artes portuguesas. Para ser capaces de llevar a cabo este proyecto a pesar de los fondos limitados, la pareja Keil desarrolló una ingeniosa decoración abstracta. Por tanto fue suficiente recombinar habilidosamente las baldosas para obtener, desde una gama limitada de colores y patrones, una decoración infinitamente variable de estación a estación. Durante la expansión del metro a finales de 1980, se decidió continuar de la misma forma, asignando la realización de pinturas al fresco a muchos artistas contemporáneos. Puede contemplar las obras de Rolando de Sá Nogueira en Laranjeiras, Júlio Pomar en Alto dos Moinhos, Manuel Cargaleiro en Colégio Militar / Luz, y Vieira da Silva en Cidade Universitária. La estación del metro del aeropuerto fue redecorada en el año 2014 por el diseñador António Antunes. Sus enormes pinturas al fresco dan la bienvenida a los viajeros a Lisboa escenificand los íconos de la cultura portuguesa: la cantante de fado Amália Rodrigues, el futbolista Eusébio, el arquitecto Pardal Monteiro, el artista Rafael Bordalo Pinheiro (también un estupendo ceramista), la artista Almada Negreiros, el poeta Fernando Pessoa así como también José Saramago, ganador del Premio Nobel de Literatura. Azulejos en Lisboa, no debe perderse... El Museo Nacional de Azulejos: Museu Nacional De Azulejo Una visita refrescante y bien diseñada de aproximadamente 1h30 le espera en el Museo Nacional de Azulejos, alojado en un antiguo convento de Clarisas fundado en 1509. Aquí descubrirá las principales etapas del desarrollo de azulejos, desde los mosáicos arábigos-andaluces hasta las creaciones contemporáneas. En el museo las notificaciones están en portugués, por tanto no olvide descargar la aplicación gratuita: una vez escoja el idioma (portugués, inglés o lenguaje de señas), éste guía a los visitantes a través de 33 láminas descriptivas desde toda la planta baja hasta el segundo piso del museo. En el segundo piso, la pintura al fresco que representa a Lisboa antes del terremoto de 1755 es una de las joyas del museo. En el claustro, ¡pequeñas figuras talladas soportan la cuenca de la fuente mientras expresan quejas por el peso! Museu Nacional do Azulejo - Rua da Madre de Deus, 4, 1900-312 Lisboa - de martes a sábado desde las 10 am hasta las 6 pm. El Palacio de Sintra El Palacio de Sintra es la residencia medieval de los reyes de Portugal. Fue aquí que Manuel I deseaba inicialmente introducir el uso de los increíblemente ricos azulejos. Uno de los motivos es su escudo de armas, la esfera armillar, la cual se repite interminablemente sobre las paredes. Esta esfera, representando al celestial, está hasta el día de hoy, en la bandera portuguesa. Consulte también nuestro artículo sobre Sintra. Palacio de Sintra - Parque de Monserrate, Sintra - abierto todo el año, excepto el 25 de diciembre y el 1ro de enero desde las 9:30 am hasta las 7pm. En confianza... La tienda Atrio Tiles es la creación de un portugués radicado en los Estados Unidos. Ofrece joyería espléndida con formas y motivos románticos inspirados en los azulejos del palacio de Sintra y otros azulejos históricos: aretes, anillos coloridos y brazaletes encantarán sus ojos. (Tienda Etsy aquí) El Palacio de los Marqueses de Fronteira: Palacio de Marqueses de Fronteira Diseñado como un pabellón de caza en el año 1671, el palacio todavía es la residencia privada del Marqués de Fronteira. Tanto el interior como el exterior están decorados en una celebración de azulejos. Pinturas al fresco con acentos rústicos o ingenuos representan escenas de cacería, festivales campestres y escenas de batalla. ¿Será capaz de encontrar los pequeños detalles inusuales? La Sala de las Batallas del Palacio (Sala das Batalhas) fue apodada la “Capilla Sistina de los Azulejos” y celebra la victoria de la casa de Braganza contra los Habsburgs de España en la Guerra de la Restauración portuguesa. Palacio de Marqueses da Fronteira – Largo São Domingos de Benfica 1, 1500-554  Lisboa – de lunes a sábado desde las 10 am hasta las 5 pm - visitas guiadas a las 11 am y 12 pm / mediodía, así como también a las 10:30 am y 11:30 am de junio a septiembre ¿Dónde comprar azulejos genuinos en Lisboa? Azulejos MMA La tienda Manuel Marques Antunes provee azulejos antiguos y también responde a pedidos, como esta idea original de decoración: utilizar las baldosas de los azulejos como posatarjetas para una cena de bodas. Azulejos MMA – Rua do Jardim 75A, Bicesse 2645-343 Alcabideche – Lunes a sábado de 9 am a 1 pm y de 2 pm a 6 pm, cerrado los sábados en agosto y septiembre. Fabrica Sant'Anna La Fabrica Sant'Anna produce azulejos modernos y reediciones de antigüedades, fabricadas en serie o decoradas con cuidado a mano: una verdadera obra de artesanos. Es posible ordenar baldosas personalizadas, para así obtener exactamente el patrón y sombras que uno desea, por ejemplo para un proyecto de decoración muy preciso. Además de los azulejos ordinarios, también hay muchos otros objetos de porcelana. Fabrica Sant'Anna – atelier Calçada da Boa Hora, nº96 – galería Rua do Alecrim, 95, 1200-015 Lisboa – Taller abierto de lunes a sábado de 9:30 am a 7 pm. Galeria Ratton Ceramicas La Galería Ratton Ceramicas ofrece creaciones por artistas contemporáneos de diversos antecedentes quienes han elegido el azulejo como inspiración. Las recientes exhibiciones han posibilitado descubrir o redescubrir las obras de Jun Shirasu, Maria Beatriz o Graça Morais. La galería ofrece retrospectivas fascinantes que contrastan las cerámicas y dibujos o pinturas de cada artista. Galeria Ratton Ceramicas - Rua da Academia das Ciências, 2C, Lisboa – lunes a viernes de 10am a 1:30 pm y de 3pm a 7:30 pm. Baldosas antiguas Solar El catálogo del anticuario especializado Solar va de los azulejos morones del siglo XV, a las fantasías del Art Deco del siglo XX. Guardadas con cuidado de edificios prometidos para demolición, o al menos de una drástica renovación, estas baldosas representan todos los estilos arquitectónicos y todas las corrientes artísticas. Se venden con su certificado de autenticidad. Todos encontrarán su felicidad allí, desde el pequeño azuleljo vendido por unidad, hasta las pinturas intactas al fresco de docenas de baldosas representando con delicadeza escenas del siglo XVIII. Solar Antique Tiles – Rua D. Pedro V 70, 1250-094 Lisboa – lunes a viernes de 10 am a 7 pm, Sábado de 10 am a 1 pm.

Leer más
Lisboa Secreta: la riqueza infinita de los azulejos

Lisboa Secreta: la riqueza infinita de los azulejos

Gourmet

Los restaurantes más modernos de Lisboa

hace 3 años - Pauline P.

Ya que una ambientación acogedora es a menudo tan importante como la calidad del plato durante una tarde en un restaurante, descubra nuestra selección de los restaurantes de diseño más modernos en Lisboa, ¡para un placer combinado de sus ojos y sus papilas gustativas! 100 Maneiras Con una ambientación refinada, toda revestida de blanco, un concepto exclusivo con un menú “sabroso”, el cual conecta los platillos y distintos descubrimientos de sabores ... El talento e inspiración del chef Ljubomir Stanisic atrae a toda Lisboa a su mesa, ¡y todos siguen pidiendo más! Rua do Teixeira, 35, Encarnação Kais Kais es un almacén restaurado del siglo XIX en un restaurante gigantesco de estilo industrial, donde la mueblería de madera y las estructuras metálicas se mezclan de manera elegante, y donde los olivos crecen al lado de las paredes de ladrillos. Estamos tan impresionados por el espacio del lugar como por la elegancia de los platillos. Rua Cintura do Porto de Lisboa, Armazém 1 (Cais da Viscondessa) Bica do sapato La vista sobre el Tagus es impresionante, y el marco de diseño no se queda atrás. Una vez propiedad del actor John Malkovitch, el restaurante Bica do Sapato es un lugar indispensable en Lisboa, con arte culinario original y alta calidad. Una apuesta segura para los amantes del diseño y de la comida gourmet. Avenida Infante D. Henrique, Armazém B Largo Es al diseñador Miguel Cancio Martins, a quien le debemos el Bar Buddha en París, y quien convirtió este antiguo claustro en una mesa moderna, elegido en el 2013 como una de las 10 mejores mesas de la capital por la revista Time Out. Acuarios llenos de medusas fluorescentes y grandes bocas a lo largo de la pared en contraste con las bóvedas de piedra del edificio. El menú es más clásico que la decoración, pero de todas formas encantador. Rua Serpa Pinto, 10A – 1200-445 Chiado Eleven En un edificio gigante contemplándose el Parque Eduardo VII, el Eleven, anteriormente el único restaurante galardonado por la guía Michelin en Lisboa, ofrece un panorama exclusivo y uno de los platillos más creativos. El Chef Joachim Koerper combina productos frescos y de alta calidad para una cocina mediterránea muy sabrosa. En el piso de arriba, el bistro Twelve ofrece un menú más accesible donde las tapas y los risottos son lo más destacado. Rua Marquês da Fronteira Jardim Amália Rodrigues Pharmacia Ubicado en frente del mirador de Santa Catarina, el restaurante Pharmacia, albergado en la encantadora mansión del Museo Farmacéutico, ofrece el mundo farmacéutico al detalle. La ambientación es perfecta, la decoración es muy hermosa, el servicio es muy atento y los platillos son sorprendentes. No dude en permitirse maravillarse por el menú “sorpresa”, cuyos varios aperitivos asombrarán sus papilas gustativas. Rua Marechal Saldanha 1 Tabik Elegido como la estrella emergente del escenario culinario portugués en 2015 por el Condé Nast Traveler, el Chef Manuel Lino ya ha venido un largo rato, y plantó su restaurante Tabik entre las mesas más populares en Lisboa. Él reinterpreta los clásicos de la cocina portuguesa con técnicas más contemporáneas y asociaciones sorprendentes. Av. da Liberdade 41

Leer más
Los restaurantes más modernos de Lisboa

Los restaurantes más modernos de Lisboa